LA CIUDAD

La ciudad vivió un periodo de esplendor tras la conquista en 1.119 por Alfonso el Batallador. Surgió entonces el barrio de la morería, la judería se trasladó a las proximidades del castillo, y se inició una etapa de auge constructivo que culminó con la nueva colegiata, varias iglesias, el recinto fortificado de la residencia real y el puente sobre el Ebro.